El Crédito Y La Cobranza

1. GENERALIDADES
En nuestro país las actividades de créditos y cobranzas, siempre fueron actividades alternas a la gestión comercial y/o financiera de la empresa, y por esa razón el estudio de este libro constituye un aporte al conocimiento general de lo que ya se conoce sobre el tema. El empresario toma conciencia sobre la importancia del crédito sólo cuado considera que es una alternativa adecuada al incremento de sus ventas, y considera oportuno además conocer las técnicas de la cobranza en sus pormenores, sólo como única respuesta a asegurar la recuperación de su inversión.

Sin embargo el desconocimiento sobre la materia por parte del empresario hace muy complicado trabajar con esta modalidad por que dichas limitaciones son a la vista razonables. Ubicar, evaluar, escoger y seleccionar una decisión de crédito ante una información dispersa e incompleta para muchos es una acción temeraria. Ello implica un proceso lento de transmisión de conocimiento en teoría y práctica pocas veces difundido en las aulas Universitarias. Por todo ello, trataremos de dar una información útil y concreta sobre esta alternativa muy adecuada para promocionar e introducir en el mercado los nuevos productos. Por otro lado, la efectividad de los procesos de cobranza dejan mucho que desear en las actuales circunstancias ya que el mercado no responde a dicho efecto. Hoy se vende pero no se cobra.

Pero más objetivamente, la razón fundamental por la cual debe de tomarse empeño a las funciones de crédito y cobros es saber respondernos a la pregunta, ¿tanto el crédito como la cobranza en sus distintas etapas debe asegurar al empresario el incremento de sus ventas? Y por otra parte ¿es factible reducir al mínimo el riesgo por perdidas originadas por deudas incobrables?

Pero aún existe otra connotación que debe tenerse en cuenta cuando se habla de crédito y es influencia creciente de que en las reglas del juego comerciales el término creer es parte de la sustitución de una inclinación a que él mismo se generalice. Con el proceso de liberación de la economía, y con la aplicación de políticas neo liberales del cual el sector financiero y comercial no han sido una excepción en nuestro país, se ha consolidado de manera espontánea gracias al mercado la asignación del crédito bajo el criterio de especialización.

En esta línea previa de análisis, si bien el concepto del crédito es uno, las diversas necesidades comerciales han creado distintos mecanismos de colocación de recursos, de tal manera que el financiamiento a la empresa funciona como una lógica operativa radicalmente distinta del crédito del pequeño empresario o del consumidor. Obviamente los clientes consideran el crédito como una alternativa rentable, y los vendedores inteligentes también. Después de todo estamos juntos en este negocio.
Así pues, trataremos en este primer capitulo los conocimientos generales del crédito y del cobro en forma conjunta como una manera de nutrir el conocimiento, la definición, importancia y necesidad creciente de estas funciones dentro del que hacer de la empresa moderna.

2. EL CRÉDITO

2.1. DEFINICIÓN
Diferentes autores han tratado de dar una definición a la palabra crédito; indistintamente de su origen etimológico y simplificando el término, en sus extremos se puede decir que es la transmisión de la confianza de una persona a otra, la misma que puede ser ideal o real. Porque si no existe confianza del que otorga el crédito no se efectuarían operaciones crediticias.

Pero al ampliar el significado de la palabra confianza en las operaciones de crédito se reconoce que sólo puede representar una garantía de que el tomador del crédito, cumplirá con su promesa y que por consiguiente el dador del mismo no sufrirá perdida. La confianza confiere pues solo cierta seguridad, llegando por lo tanto ha hacer superflua si el dador del crédito puede asegurarse en igual forma mediante otras posibilidades. Este es el caso de que si la seguridad ideal que ofrece la confianza puede ser reemplazada por una seguridad real.

Una segunda definición nos dice que crédito es la capacidad que tiene una persona para obtener un valor económico, sobre la base de la confianza, como contrapartida de un pago de valor equivalente que supuestamente tendrá lugar en un tiempo especifico futuro.

También el crédito puede significar una transacción a plazo o el cambio de un valor actual por una promesa de pago en un tiempo futuro, con lo cual nunca se podrá tener la certeza de que dicha promesa se cumpla dadas las contingencias que puedan ocurrir dentro del plazo pactado de pago.

En esta definición la transacción se constituye en un proceso de negociación mediante el cual una persona o entidad asume un compromiso de pago futuro por la aceptación de un bien y/o servicio dado. La consumación de la transacción crea el derecho del vendedor a recibir el pago en el futuro y la obligación del pagador de cancelar en el tiempo designado.

Así mismo, es sinónimo de crédito establecido, significando la aceptación de la promesa de pagar reconocida por el deudor, o la buena voluntad del creedor para aceptar la promesa de pago el deudor. Aceptando que la calidad moral del deudor es sinónimo de confianza.

También el crédito puede ser instrumental, basado en una promesa de pago documentada, transmitida a través de la confianza real que se pacta entre un deudor y un acreedor. De ello se concluye que el termino confianza es parte implícita y condicionante en las definiciones dadas anteriormente. Conceptualmente la palabra confianza significa crédito ya que crédito sin confianza es inconcebible.

Finalmente, el crédito tiene un valor económico (Aspecto tangible) porque todo crédito genera ganancias, dando beneficios económicos a los que participan en ella, independientemente de otros beneficios que esta operación puede generar.