Conciliación Judicial

La conciliación o arbitraje es un sistema de solución de conflictos extra judiciales, donde las mismas partes resuelven los conflictos (autocomposición) en forma pacifica con ayuda de un tercero que puede ser una persona natural o un centro de conciliación o aun el mismo juez en ciertos casos.

En la conciliación el tercero asiste a las partes y les ayuda a buscar una solución a su conflicto proponiendo formulas y arreglo que, desde luego, no son obligatorias para las partes. Este proceso se basa en la confidencialidad y buena fe con que las partes acuden al mismo. El conciliador debe oír la exposición que hagan las partes de la controversia; explicar el procedimiento de la conciliación a las partes; asistirlas en el intercambio de información; ayudarlas a definir los puntos de conflicto y sugerirles propuestas de arreglo de la controversia.

Si se llega a un buen acuerdo se elabora un acta, esta acta tiene el valor de sentencia.

5.1. VENTAJAS DE LA CONCILIACIÓN
Las ventajas de la conciliación sobre el sistema judicial ordinario son las siguientes:

a) Duración: Es conocida la tradicional demora de los procesos judiciales debido al poco numero de jueces, a la gran cantidad de Incidentes, Recursos, Nulidades, Excepciones y otros medios que disponen los litigantes para impedir la pronta decisión de la controversia. En cambio el procedimiento conciliatorio es breve y, por tanto, el conflicto se puede resolver casi inmediatamente.

b) Eficiencia: La solución de la controversia ante el centro de conciliación o conciliador, o conciliadores designados se hace en forma eficiente ya que el procedimiento se limita a oír a las partes, sus puntos de vista, interrogarlas sobre los hechos, examinar las pruebas que aporten y sugerir o proponer soluciones que las partes pueden o no aceptar.

c) Fácil Acceso: La existencia de los centros de conciliación y de la conciliación en equidad en consultorios jurídicos o en centros vecinales, permite un acceso mas fácil a un mecanismo de solución de controversias. Este representa una ventaja por cuanto el acceso a la justicia requiere la presentación por abogado y el pago de las costas del proceso a cargo de la parte que pierde el litigio.

d) Satisfacción de Ambas Partes: La conciliación permite a las partes intervenir en la solución de una controversia. Este hace que no haya un ganador y un perdedor como en los procesos judiciales si no que ambas partes resultan ganadoras.

d) Mayor Flexibilidad: La conciliación dispone de un procedimiento flexible que puede se modificado si hay acuerdo entre las partes y el conciliador, y, en cambio los procedimientos judiciales son estrictos y no pueden ser cambiados por cuanto las normas procésales son de orden público y, por ende, de rigurosa observación tanto par el juez como para las partes.

e) Mayor Capacidad: La conciliación exige la capacitación de los conciliadores para que puedan dirigir el procedimiento conciliatorio con seriedad, celeridad, conocimiento objetividad y profesionalidad.

El éxito de la conciliación depende de la calidad de los conciliadores y la disposición de las partes a resolver sus disputas.

5.2. CLASES DE CONCILIACION
  1. Conciliación extrajudicial voluntaria.
  2. Conciliación como etapa previa obligatoria antes de iniciar el proceso.
  3. Conciliación como primera etapa obligatoria dentro del proceso.
  4. Conciliación como acto bilateral voluntario de las partes.
5.3. LA CONCILIACIÓN COMERCIAL
En todas las legislaciones existe la conciliación comercial que es un mecanismo mediante el cual las partes entre quienes existe un conflicto susceptible de transacción, originado de un negocio mercantil e derivado de actividades comerciales, tratan de resolver la controversia o la ayuda de un tercero experto que proponen formulas de avenimiento para resolver la diferencia y evitar que llegue a la justicia ordinaria.

Este procedimiento es sencillo y breve. Empieza con una petición en que se señala el nombre y domicilio de las partes, las diferencias, objetivos de la conciliación y al prueba del pago de los derechos a favor del centro de arbitraje y conciliación mercantiles. Luego se cita a las partes y se hace una reunión de conciliación que terminan en una acta en que consta el acuerdo total o parcial expresado que no se llego a acuerdo alguno.

Como se puede ver; para un empresario la conciliación comercial es una alternativa útil de recuperar sus deudas pendientes de cancelación en la medida de que este tramite sea rápido y cause menos molestias personales a las partes.